CBR 250R, la pequeña deportiva de Honda

CBR250R_1 Cuando Honda presentó en Colombia la CBR 250R en el 2012, muchos entusiastas de la marca se sintieron realmente agradecidos por el esfuerzo realizado por el importador para colocar este modelo en nuestra tierra, pues desde el lanzamiento a nivel mundial sabían que era el tipo de moto que estaban esperando, solamente faltaba esperar cuando la traerían al país y a qué precio. Pues bueno vamos a hablar un poco desde la experiencia y la realidad de la motocicleta al día de hoy.

Una cuarto de litro muy acertada

Cuando la observamos por primera vez nos cautiva por unas líneas armoniosas, derivadas de la enorme VFR 1200 de la casa, en la cual vemos trazos fluidos y aerodinámicos, un carenaje de buen tamaño y factura, un tanque estrecho que la hace ver realmente liviana, en la parte trasera encontramos un colín muy acertado que termina en punta con la luz de freno grande y bien ubicada, además posee dos asas de buen tamaño que permiten al pasajero tener plena confianza a la hora de encontrar puntos de apoyo para sostenerse, así mismo posee un tubo de escape generoso con un cobertor de aislamiento eficiente, es decir, una moto que enamora por  “pinta” desde la primera vez, y que cuando la observamos de nuevo, nos recuerda que los atributos estéticos son notables.

Es más, a la hora de acercarnos a las estaciones de servicio para reabastecer gasolina, vemos que tiene bastantes adeptos de las formas, pues la mirada los y las delata ¡Sí!, tal cual leyeron, a ellas también les gusta la silueta, recuerden eso.

lateralEl corazón y sus extremidades

Esta hermosa máquina tiene un motor que sobre el papel se ve conveniente, no es el último grito de la tecnología pero indica que no vamos a tener mayores inconvenientes al desplazarnos, independiente de altura o el grado de inclinación de la ruta. Viene equipada con un monocilíndrico de 4 tiempos, DOHC, 4 válvulas y de refrigeración líquida, algo apropiado para rodar tranquilos en climas cálidos o en los trancones de las grandes ciudades. Además tiene un cubicaje de 249.6 c.c. exactos, que le proporcionan 26.01 HP a 8.500 rpm, con un torque de 23.8 NM a 7.000 rpm. Este corazón viene alimentado por una inyección electrónica sencilla pero eficiente, dando una relación de compresión de 10.7:1, lo que nos dice que lo más recomendable es usar gasolina extra.

En cuanto a suspensiones, en la parte trasera tiene un simple pro-link monoshock con 104 mm de recorrido, que permite ajuste en precarga para 5 posiciones y se pueden modificar a través de una llave que viene con el juego de herramientas aunque el acceso para dicha calibración no es la más fácil, en el apartado delantero nos encontramos con barras telescópicas de 37 mm y un recorrido de 130 mm enfocado al confort que a la deportividad pero que responde correctamente a nuestros mandos.

disco_traseroEntrando en materia

Ahora si a lo que vinimos, ¡a rodar!, que grato es encontrarnos a los mandos de esta motocicleta, la instrumentación es clara, cuenta con un tacómetro análogo grande de buena iluminación, mientras que el velocímetro es digital y la luz de fondo es un azul para nada molesto. Nos brinda los datos fundamentales como son: reloj, odómetro, trip A y B, indicador de temperatura (medido con barras) e indicador de gasolina, con testigos de motor, neutro, direccionales, ABS y luces altas, es decir, la información suficiente. Echamos de menos un computador de abordo para conocer los consumos medios, totales y distancia a recorrer con la gasolina actual. El semimanillar está ubicado de modo que en recorridos largos no tendremos inconvenientes de fatiga con él. También podremos encontrar los mandos usuales: pito, encendido, interruptor de punto muerto del motor, luces de cruce, cambio de luces altas a bajas (la luz es directa, por tanto no tiene encendido ni apagado) colocados de modo convencional.

Tan pronto como iniciamos el recorrido vamos descubriendo sus buenos modales, es una moto que se siente liviana y que por el tamaño del tanque hace que nos sintamos integrados a ella, el motor responde acertadamente desde medios, pero es claro que el temperamento se encuentra arriba, así que para los que nos gusta sentir la máquina debemos ubicarnos cerca de la línea roja, que esta en las 10.500 rpm momento en el cual la inyección nos recuerda que es hora de hacer el cambio.

disco_delanteroDentro del tráfico urbano se comporta de manera brillante a pesar de ser una deportiva (nosotros creemos que es más una CBF que una CBR), el torque le permite salir cómoda en los semáforos, pero del mismo modo el motor nos recuerda que por debajo de las 3.500 rpm no podemos esperar mucho de él. Una vez que nos libramos de las incomodidades y los trancones citadinos, tomamos carretera y vemos que esta relación hombre-máquina comienza a ponerse interesante. Nos desplazamos por la vía que de Bogotá conduce a Villeta, es decir, una vía que nos ofrece casi todas las condiciones de viaje por carretera, en la medida en que vamos saliendo, las largas rectas nos permiten explorar una velocidad tope sobre los 153 Kms/h, nada mal para la cilindrada, de repente, comenzamos a subir y sentimos lo agradable que es enlazar curva tras curva mientras nuestro monocilíndrico entrega lo mejor de sí, un chasis noble y obediente que se inscribe dócilmente, capaz de salir con aplomo y tranquilidad de las curvas. Luego comenzamos a descender y a utilizar los frenos, ¡Oh si!, que placer es disfrutar del sistema C-ABS, el cual tiene un comportamiento impecable, es progresivo pero si lo necesitamos responde contundentemente. Además viene acompañado de dos novedades para la categoría, el ABS, que evita que se bloqueen las ruedas y además combinado, es decir, que cuando utilizamos el freno trasero firmemente, el sistema reparte la frenada entre ambos trenes, dando así una total confianza a la hora de utilizarlo. También con el correr de los kilómetros observamos que el asiento empieza a agotar un poco nuestra retaguardia y pensamos que podría venir con un acolchado más suave.

DSCN9076Ya de retorno a la ciudad y sintiéndonos acoplados a gusto en la montura, comenzamos a exigirle cada vez más y allí vemos descubriendo otras cosas. Es claro que las suspensiones están enfocadas hacia el lado del confort, por lo tanto cuando este bajo manejo agresivo el tren delantero desfallece un poco, pero nada que genere sustos, mientras el trasero se comporta a la altura, las llantas continental en medidas 140/70 – 17 atrás y 110/70 – 17 adelante, tienen un buen desempeño pero el compuesto es un poco duro a nuestro gusto.

En conclusión

Al regreso y después de las impresiones de los pilotos podemos concluir que las principales fortalezas están en los frenos, un motor eficiente para el trabajo que nos arrojo un consumo promedio de 105 Kms por galón a un ritmo fuerte, de buen torque en las recuperaciones con un andar limpio y obediente, y en el apartado por mejorar está un mejor mullido para el asiento principal y del acompañante, así mismo las llantas podrían ser en un compuesto más blando.

tableroEn términos generales estamos de acuerdo en que es una excelente moto para ser usada como primera moto, pues tiene la potencia justa para no pasar angustias por exceso de fuerza en la muñeca derecha, pero que sin embargo permite ritmos de carretera elevados, incluso si la exigimos a fondo, podríamos meternos en problemas con el tránsito por exceso de velocidad, ya sea solo o con acompañante. Para quienes ya pertenecen al mundo de las 2ruedas pero quieren una opción racional para movilizarse tanto en ciudad como en carretera, están en la presencia de una de las mejores opciones del mercado del cuarto de cilindrada.

363 Visto 1 Visto hoy
Facebooktwittergoogle_pluslinkedinFacebooktwittergoogle_pluslinkedin

Vea tambien...

Deja un comentario

www.moto2ruedas.com utiliza cookies para garantizarle la mejor experiencia en nuestro sitio web.